Ciudad Capital
trump

Trump lanza operación antidrogas con Nicolás Maduro en la mira

Donald Trump anunció ayer que Estados Unidos lanzó la operación antidrogas más grande de Occidente, con fuerza naval y aérea, para no permitir que regímenes dictatoriales se aprovechen de la crisis por el coronavirus. La Armada estadounidense envió buques y aviones cerca de las costas de Venezuela después de acusar de “narcoterrorismo” al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

“El Comando Sur de los Estados Unidos aumentará la vigilancia, las incautaciones, el despliegue de aeronaves, naves y helicópteros destructivos”, señaló el presidente estadounidense desde la Casa Blanca, quien indicó que el objetivo es “proteger al pueblo americano de la escoria de los narcóticos ilegales”.

Durante el anuncio también tomó la palabra el jefe del Pentágono, Mark Esper, quien sostuvo que “el régimen ilegítimo de Maduro se beneficia del tráfico de drogas”.

William Barr, titular del Departamento de Justicia, indicó que, pese a que gran parte de los esfuerzos “están centrados en el Covid-19, al mismo tiempo las fuerzas del orden y la seguridad deben proteger al pueblo americano de toda la gama de amenazas”.

“Una de nuestras mayores prioridades debe seguir siendo la destrucción de los cárteles mexicanos. Su tráfico es en gran medida responsable de la muerte de 70 mil estadounidenses al año. Los cárteles necesitan ser derrotados, tanto para el pueblo de México como para el de Venezuela”, agregó.

La misión es parte del compromiso anunciado por Estados Unidos de mejorar las operaciones antidrogas en el hemisferio. Sin embargo, adquirió mayor urgencia después de la acusación de la semana pasada a Maduro y a los miembros de su círculo íntimo y militar.

El Departamento de Justicia de EU los acusa de liderar una conspiración narcoterrorista responsable del contrabando de 250 toneladas métricas de cocaína al año en Estados Unidos.

Esta nueva maniobra del gobierno de Trump contra el régimen chavista también se produce en momentos en que Maduro intensifica los ataques y persecución al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. Tarek William Saab, fiscal general de la dictadura, citó a Guaidó a declarar hoy como parte de una investigación sobre un supuesto intento de golpe de Estado.

El presidente del Parlamento venezolano, no obstante, adelantó que no acudirá a la fiscalía: “No tiene mucho sentido (la citación) cuando (William Saab) ni siquiera tiene funciones (…) Además, mis prerrogativas constitucionales como presidente del Parlamento y presidente encargado no le dan ninguna función (a Saab), y mucho menos a un usurpador para citarme”.

Esto puede aumentar las probabilidades de que la dictadura decida arrestar a Guaidó, algo que ha evitado desde que asumió como presidente interino. Estados Unidos ha insistido durante mucho tiempo que no tolerarán ningún daño contra el líder opositor.

Maduro repudió la oferta que realizó la administración Trump de una recompensa de 15 millones de dólares a quien brinde información que permita el arresto del líder chavista. El mandatario venezolano calificó la maniobra como la de un “vaquero racista”, y acusó al jefe de Estado norteamericano de intentar apoderarse de las vastas reservas de petróleo de Venezuela.

El Departamento también ofrece recompensas de hasta 10 millones de dólares cada una por información relacionada con Diosdado Cabello, titular de la Asamblea Nacional Constituyente; el general (retirado) Hugo Carvajal Barrios, ex director de la Inteligencia Militar de Venezuela (DGCIM); Clíver Alcalá, General Mayor (retirado) del Ejército de Venezuela; y Tareck Al Aissami, ministro de Industria y Producción Nacional.

“Mientras ocupaban puestos clave en el régimen de Maduro, estos individuos violaron la confianza pública al facilitar los envíos de narcóticos desde Venezuela, incluyendo el control de los aviones que salen de una base aérea venezolana, así como el control de las rutas de la droga a través de los puertos de Venezuela”, acusaron en un comunicado.

ContraRéplica

A %d blogueros les gusta esto: