Ciudad Capital

Son fusilados Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Jiménez, héroes de la Independencia de México

Tres de los principales caudillos insurgentes, los pioneros, quienes habían comenzado la lucha por la Independencia de México desde el 16 de septiembre de 1810, fueron fusilados en Chihuahua después de más de tres meses de suplicio un día como hoy de hace 208 años, el 26 de junio de 1811.

La muerte de Ignacio Allende (1769-1811), Juan Aldama (1774-1811) y Mariano Jiménez (1781-1811), que fueron capturados por las tropas realistas en Acatita de Baján (Coahuila) el 21 de marzo de ese año, junto con el cura Miguel Hidalgo, el máximo líder del movimiento, y cerca de mil insurgentes, significó un “parteaguas”, un impasse, para la lucha libertaria novohispana, por la “depresión anímica” que provocó y la reorganización que hubo necesidad de hacer.

En opinión del investigador y novelista Eugenio Aguirre, esta fecha tiene un significado muy importante, puesto que, “con la desaparición de los caudillos de la primera etapa de la insurgencia se canceló por varios años la posibilidad de la independencia del país”.
Pero, a pesar de que fue un “golpe fuerte”, agrega la historiadora Patricia Galeana, el ánimo de los insurgentes no decayó con estas muertes. “Los realistas hicieron circular documentos apócrifos que daban por terminado el movimiento. Pero Morelos ya estaba en pie de guerra y había logrado varias victorias. La lucha por la independencia ya había cundido cuando los aprehendieron”, explica.

A dos siglos de este proceso de ejecuciones, “por la espalda, considerándolos traidores”, que culminó con la de Hidalgo el 30 de julio de 1811, tras un juicio eclesiástico, el historiador Alejandro Rosas considera que se debe recordar a estos caudillos no como héroes, sino como “personas que se atrevieron a tomar decisiones y romper su realidad en el momento”.

El autor de Mitos de la historia mexicana destaca que, sobre todo, no debemos olvidar que estos próceres murieron por los principios que defendieron. “Es algo que hoy en día ya no existe. Ellos murieron por la causa que creían más justa y mejor. Sabían morir por lo que creían. Se hicieron insurgentes y murieron insurgentes. No como ahora, que el que amanece amarillo al mediodía es azul y luego tricolor. Debemos recuperar su honorabilidad”.

Sin embargo, para el doctor Jaime E. Rodríguez, profesor emérito de la Universidad de California en Irvine, este tipo de sucesos no tiene relevancia. “Ya es hora de rechazar los mitos y reconocer la verdadera historia del proceso de la independencia. Es muy compleja; pero, en mi opinión, tiene protagonistas mejores que los insurgentes. Por ejemplo, Miguel Ramos Arizpe, un gran legislador y un gran político. No me gustan los héroes. Detesto al Bolívar mítico, por ejemplo. La historia no la hacen los héroes, sino las mujeres y los hombres”.

Al margen de debates, el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México ha organizado la Ceremonia del Bicentenario del fusilamiento de los héroes de nuestra Independencia: Allende, Aldama y Jiménez, que se llevará a cabo hoy, a las 9:00 horas, en el pasillo del primer piso del patio central de Palacio Nacional, en el exterior de la sala en la que se exhiben las urnas con los restos mortales de los próceres.

El “infierno”

Allende, Aldama y Jiménez, añade la historiadora Sandra Molina, vivieron antes de su fusilamiento un “verdadero infierno” durante los más de tres meses que duró su traslado desde el 21 de marzo de 1811 que fueron tomados prisioneros en Acatita de Baján hasta Chihuahua, donde fueron fusilados la madrugada del 26 de junio de ese año.

“Tras su aprehensión, los llevan, con cerca de mil insurgentes, a Monclova, Coahuila. En Acatita matan a Indalecio, el hijo de Allende, y su cadáver es trasladado, junto con todos los prisioneros, a Monclova, a donde llegan el 22 de marzo. Ahí lo velan. Para Allende debió haber sido terrible ver morir a su hijo, y trasladarlo. En Monclova dejan el cuerpo de Indalecio y fusilan a varios de los otros insurgentes, entre ellos el hermano de Hidalgo, y algunos se quedan prisioneros”, cuenta.

“A Aldama, Allende, Jiménez, Hidalgo y Santa María les ponen grilletes. Y de ahí se los llevan a Chihuahua en mulas, sentados como mujer, “a mujeriegas”, de lado, de dos en dos. Este trayecto es de más de un mes. Nos cuentan el fusilamiento, pero no ese infierno que debieron haber pasado por el desierto de Monclova a Chihuahua. Les daban de comer sólo una vez al día, carne seca; y pasaban la noche en el suelo, así amarrados. Llegan a Chihuahua el 23 de abril muertos de hambre, casi sin ropa”, agrega.

La estudiosa de los juicios que enfrentaron los líderes fusilados el 26 de junio comenta que en estos procesos se evidenció el ser humano que había detrás del luchador. “Aldama fue un caso interesante, pues después de haber sido el gran amigo de Allende de la infancia, compañeros en el Regimiento de la Reina, en el momento de los juicios se echó para atrás. Llegó incluso a decir que Allende lo había obligado a entrar al movimiento. Allende no reculó. Dijo que no lo podían acusar de traición a la Patria, sino, al contrario, de lealtad”.

Tras haber sido fusilados, Aldama, Allende y Jiménez fueron decapitados y sus cabezas colocadas, “como ejemplo para los sublevados” en la Alhóndiga de Granaditas, durante diez años.

Excélsior

A %d blogueros les gusta esto: