Mensajes de odio en Facebook acorralan a Zuckerberg

Días difíciles para el fundador de la mayor red social del mundo. En tres días, Mark Zuckerberg ha perdido más de siete mil 200 millones de dólares y cayó del puesto tercero al cuarto hombre más rico del mundo, según la lista de Bloomberg; y todo por resistirse a borrar los mensajes de odio que circulan en Facebook, como los que cuelga el presidente Donald Trump para atacar a su rival demócrata Joe Biden o para mostrar que los negros también son racistas, como el video que puso en el de un niño negro atacando a uno blanco, y que resultó que estaba manipulado por un grupo supremacista blanco.

Alegando el derecho a la libre expresión, Zuckerberg se negó durante meses a etiquetar o a censurar estos mensajes de odio… hasta que empezó a perder mucho dinero y repentinamente cambio de opinión.

La pasada semana, organizaciones como la Liga Antidifamación (ADL) y la asociación de defensa de los derechos de los afroestadunidenses, NAACP dieron un golpe en la mesa y dijeron basta ya a la condescendencia de Zuckerberg con los mensajes incendiarios de Trump -que sí fueron censurados por Twitter-, y que están intoxicando el ambiente a sólo cuatro meses para las elecciones del 3 de noviembre. En un comunicado conjunto, pidieron a los anunciantes boicotear a Facebook para presionarla a que regule mejor a los grupos que la utilizan para incitar al odio, el racismo o la violencia.

Y Starbucks también. La ofensiva superó todas las expectativas y al boicot contra Facebook y otras redes se sumaron un centenar de anunciantes, entre ellos el fabricante de helados Ben & Jerry‘s (Unilever), PepsiCo, Lewis y Coca Cola. “No hay lugar para el racismo en el mundo y no hay lugar para el racismo en las redes sociales”, dijo James Quincey, director ejecutivo de Coca Cola.

El acto de contricción de Zuckerberg el pasado viernes, cuando anunció que sería más duro para impedir que naveguen Facebook nuevos mensajes de odio, llegó demasiado tarde. Ayer se sumó a la lista Starbucks.

La mayor cadena de cafeterías del mundo anunció que va a “suspender toda la publicidad en plataformas de redes sociales” mientras debate “internamente, con socios mediáticos y organizaciones de derechos civiles en un esfuerzo por frenar la propagación de discurso del odio”.

“Nos posicionamos contra el discurso del odio. Creemos que se debe hacer más para crear comunidades abiertas e inclusivas online, y creemos que los líderes empresariales y los legisladores necesitan unirse para hacer un cambio real”, agregó la firma.

Starbucks fue el sexto mayor anunciante de Facebook el año pasado y gastó unos 95 millones de dólares en publicidad.

Animados por el éxito de la campaña, activistas, entre ellos el comediante Sacha Cohen, han pedido públicamente a otras compañías, como Procter & Gamble, Walmart, Microsoft, Amazon y “The New York Times” que sigan el ejemplo y fuercen, por ejemplo, a que Facebook elimine de su portal de noticias la web de extrema derecha Bretbart, fundada por el experto en difundir teorías conspiracionistas Steve Bannon.

La Crónica

A %d blogueros les gusta esto: