Ciudad Capital
liquido

El agua tiene más de 60 propiedades inusuales

No siempre se congela a los ºC; cuando es pura puede permanecer líquida hasta los -48.33, indica estudio.

La mayor parte del planeta es agua (un 70%, aunque sólo 3% de ella es dulce, y la mayoría de este pequeño porcentaje se encuentra en los polos) y sabemos muy bien que es vital para la vida, de ahí la gran importancia de cuidarla.

Pero este líquido incoloro, inoloro y (ocasionalmente) insípido es aún extraño para la ciencia. El experto en agua Martin Chaplin, profesor de la Universidad London South Bank, dice que tiene más de 60 (67 para ser precisos) propiedades inusuales: desde la manera en la que se expande al enfriarse (la mayoría de los materiales hacen lo opuesto), hasta el que es más difícil de calentar que el hierro sólido (es por ello que toma mucho tiempo hervirla). Todo ello es resultado de los enlaces químicos entre los átomos de hidrógeno y el oxígeno en la famosa molécula H2O, que le dan al agua una estructura interna que otros líquidos no tienen, y muchas propiedades insólitas.

Uno de los misterios parece haber sido resuelto por las químicas Valeria Molinero y Emily B. Moore, de la Universidad de Utah. Contrario a lo que se cree, el agua no siempre alcanza el punto de congelación a los cero grados, sino que cuando es muy pura puede enfriarse mucho más, hasta los 48.33 ºC bajo cero, antes de convertirse en hielo.

Las investigadoras, en un estudio que publica Nature, mediante simulación por computadora determinaron cuán fría puede ponerse el agua antes de alcanzar su máxima cristalización y congelarse.

El agua pura en estado líquido puede empezar a congelarse a temperaturas muy inferiores a 0 ºC, tras un cambio estructural previo en el que algunas moléculas se organizan en tetraedros. Estas estructuras, de localización aleatoria, determinan el ritmo de la formación de hielo a temperaturas de hasta -48.33 ºC.

El cambio de estado de agua líquida a sólida, comienza en una región pequeña con un proceso llamado nucleación. En ese punto se crean los primeros cristales, sobre los cuales arranca el fenómeno de solidificación del líquido. Las impurezas que por lo general lleva el agua corriente actúan como núcleos que inducen su cristalización.

Sin embargo en el agua pura, donde no hay partículas ni cristales que actúen como núcleos, es necesario que baje mucho más la temperatura para que se produzca una nucleación homogénea de hielo. En el agua pura la única manera de formar un núcleo es por un cambio espontáneo en la estructura del líquido.

Las impurezas del agua actúan como ‘disparadores’ que inducen la cristalización, pero en sistemas puros la temperatura puede descender muy por debajo de los 0º, hasta los -48,33 ºC según esta investigación.

Revista Muy Interesante

A %d blogueros les gusta esto: