Ciudad Capital
deuda

Deuda pública de México brincará en un año 11.8 puntos del PIB, a 65%: FMI

A pesar del compromiso de mantener finanzas públicas estables que del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la deuda general del gobierno de México registrará un máximo de 65% del PIB al cierre del 2020.

En medio de la mayor contracción económica en décadas, por efecto de la crisis generada por el Covid-19, y a pesar del modesto estímulo que otorgó el gobierno a las empresas y hogares para transitarla, la deuda del gobierno registrará este año un incremento de 11.8 puntos del producto respecto del registro de la deuda general del 2019.

La citada medición incluye las obligaciones de todas las instituciones públicas incluidas Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), fondos de seguridad social y deuda del gobierno en sus tres órdenes: federal, estatal y municipal.

Según los pronósticos del FMI, incluidos en su reporte radiográfico semestral sobre la situación de las finanzas públicas, “Monitor Fiscal”, la deuda general del gobierno de México registrará una moderación muy suave los próximos cinco años que llevará al indicador a 64.9% del producto hasta el 2025.

En el documento, divulgado desde Washington por Vitor Gaspar, Director de Asuntos Fiscales del FMI, destaca que este incremento de las obligaciones generales de los gobiernos, resulta del desplome de la actividad económica, los menores ingresos tributarios, por efecto de la depreciación cambiaria y el apoyo sin precedentes que han otorgado para aguantar el cierre de las economías.

Ganancias abajo sin reformas

En el detalle de la información divulgada por el Fondo Monetario, consignan que sin un estímulo que acelere las ganancias por petróleo o la recaudación tributaria, los ingresos generales del gobierno de México se ubicarán en 24.4 puntos del PIB al cierre del año.

Anticipan una reducción moderada para el 2021, cuando llegará a 23.1 puntos del producto. A partir de ahí, proyectan que vendrá un descenso de las ganancias que les llevará a promediar alrededor de 22 puntos del PIB de aquí al 2024.

En la conferencia donde se presentó el informe, el Consejero de Asuntos Fiscales del Fondo observó que la incertidumbre sobre la lenta recuperación económica puede generar una presión adicional en las métricas.

Hizo un llamado para que se busquen estrategias que permitan reconstituir los buffers erosionados por los estímulos fiscales y desarrollar ajustes al gasto que favorezcan una mejor distribución de los recursos.

Mejorar eficiencia de gasto

La semana pasada, el FMI divulgó los resultados de la revisión anual del organismo para México conforme marca el Artículo IV del Convenio Constitutivo. Ahí recomendaron la aplicación de una profunda y exhaustiva reforma hacendaria, que incluya un aumento de ingresos tributarios y eficiencia en el gasto público.

Acerca del gasto, propusieron aumentar la inversión pública “sólo si se consigue una posición fiscal sostenible y un plan integral de infraestructura que establezca prioridades y opciones de fondeo”.

En el Fiscal Monitor, que es una radiografía de la situación fiscal mundial, los expertos del organismo destacan que los niveles de deuda en el mundo han seguido al alza, mientras algunas economías emergentes han logrado reducirla.

El informe y sus hallazgos, será base de discusión entre los 189 miembros que participarán vía remota en las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial.

El Economista

A %d blogueros les gusta esto: