Desarrolla IBM tecnologías para mejorar los alimentos

Ante el crecimiento de la población y la compleja cadena alimentaria que cada vez sufre más estragos por el cambio climático, los investigadores de la empresa tecnológica IBM están desarrollando cinco tecnologías que podrían cambiar el futuro del consumo de los alimentos, ya que actualmente se desperdicia un tercio del total que se produce en el mundo.

En un pequeño restaurante de la Ciudad de México, Eduardo Gutiérrez, gerente general de IBM México, Joe Saab, director de tecnología (CTO), y Baltazar Rodríguez, líder de blockchain, dieron a conocer el viernes pasado cómo funcionan las innovaciones que la multinacional estadounidense planea implementar en los próximos cinco años para maximizar el rendimiento de los cultivos y frenar las enfermedades por el consumo de productos en mal estado.

Bajo el lema de su iniciativa “5 in 5”, los cinco eslabones en los que planean impactar con sus nuevas tecnologías son: sembrado, cosecha, anaquel, mesa y reciclaje. A continuación te mostramos de qué va cada una de ellas.

1. Más con menos (sembrado)

La primera de sus innovaciones consiste en un modelo virtual del campo llamado Doble Digital o Digital Twin. Éste usa la inteligencia artificial para pronosticar de mejor manera el rendimiento de los cultivos, y lo logra con la combinación de satélites, teléfonos móviles y sensores que recopilan datos que van desde la química del suelo, hasta las enfermedades de los cultivos.

“Los dobles digitales tienen mucho qué ver con la tecnología del internet de las cosas, los sensores que nos permiten ver la calidad del suelo y también recibir información del clima y analizarla… Si nosotros podemos predecir cuándo va a llover o cuándo viene la próxima tormenta, podemos saber exactamente cuándo podemos cosechar y si no lo hacemos a tiempo, cuánto podemos perder. Todas estas decisiones complejas impactan en toda la cadena de rendimiento”, mencionó Joe Saab, CTO de IBM México.

2. Paso a paso (cosecha)

Con la llamada cadena de bloques o blockchain, los investigadores de IBM buscan predecir qué productos querrán los consumidores y con ello ayudar a que los agricultores sepan exactamente cuánto plantar para evitar la pérdida de alimentos. Ésta rastreará la comida desde el cultivo hasta el refrigerador.

3. Mapeo bacteriano (anaquel)

La tercera tecnología de IBM consiste en combinar big data con microbiología para crear una base de datos del genoma de los alimentos. Al hacerlo, pueden rastrear en cada etapa de la cadena de suministro que éstos estén en buenas condiciones, y si no es así, identificar en qué momento se contaminaron. Este mapa genético de bajo costo y disponible para todos los investigadores permitirá identificar cuáles productos podrían estar contaminados o son susceptibles a hacerlo y con ello evitar plagas.

“Estamos asegurando que no solo la vista sea lo adecuado para los consumidores, sino asegurarnos que lo que está en esos anaqueles no esté contaminado y pueda causar enfermedades a quien los consume”, mencionó sobre este punto Eduardo Gutiérrez, gerente general de IBM México.

4. Detectives alimentarios (mesa)

De las tecnologías que IBM está creando, la que podría estar en mayor contacto con los consumidores es la número cuatro, que consiste en sensores de inteligencia artificial que se conectan al teléfono móvil para detectar patógenos en los alimentos.

Estos microscopios funcionarán a través de una app de smartphone que al momento de tomar una fotografía del plato y enviarla a una plataforma de inteligencia artificial llamada Watson (un sistema informático creado por IBM), es capaz de detectar bacterias hasta 75 veces más pequeñas que un cabello humano. Puede descubrir la existencia de bacterias como E. coli o Salmonella.

5. Cirugía plástica al plástico (reciclaje)

El reciclaje de plásticos es otro de los aspectos que preocupan a IBM, por ello a través de un proceso químico catalítico llamado VolCat, reutilizan el poliéster, de manera eficiente y económica.

La característica de este método es que a diferencia del reciclaje tradicional, VolCat puede descomponer tanto plásticos transparentes como de colores, sin importar si están limpios o sucios. Esto significa que los usuarios ya no tienen que clasificar, enjuagar y separar los envases en los distintos tipos de plásticos, sino que todos pueden reciclarse por igual al meterlos a una especie de olla exprés que cocina el plástico a 200 grados Celsius y le agrega un catalizador que permite separar a nivel molecular los componentes del plástico, dejando el poliéster como un polvo blanco que puede reutilizarse sin perder su calidad.

Actualmente los plásticos se tienen que reciclar de distinta manera y algunos no pueden usarse para fabricar botellas nuevas, solamente en fibras de poliéster para hacer camisetas.
Hasta ahora, estas pruebas sólo se han hecho en laboratorio pero IBM está buscando implementarlo a nivel industrial.

Revista Muy Interesante

A %d blogueros les gusta esto: