Ciudad Capital
bolivia

Bolivia despliega hasta drones para vigilar embajada de México

La embajada de México en Bolivia denunció ayer un “fuerte operativo” en las inmediaciones de su residencia diplomática, donde están asilados desde hace casi dos meses funcionarios del Gobierno del expresidente Evo Morales, entre ellos tres ministros acusados de “terrorismo”.

“Fuerte operativo en los alrededores de la Residencia de México”, tuiteó la legación diplomática, que divulgó un video casero del desplazamiento de policías y agentes de civil en un cerro aledaño.

La embajada de México en Bolivia denunció que el cerco que se mantiene en los alrededores de la residencia oficial de nuestro país en La Paz, incluye el empleo de drones para vigilar lo que ocurre dentro del inmueble y el despliegue de docenas de agentes en patrullas y motocicletas.

El “reforzamiento de la seguridad” en la sede consular mexicana se da un día después de que el Gobierno de facto de Bolivia, presidido por Jeanine Áñez, arrestara al exministro de Gobierno, Carlos Romero, en el marco de una investigación por presuntos hechos de corrupción en el programa de lucha contra el narcotráfico.

“Me tuvieron secuestrado en mi propia casa, soy un perseguido político, soy en este momento un símbolo de la persecución política, no tengo garantías”, había afirmado el pasado sábado la mano derecha de Evo Morales.

El oficial de policía al mando de la operación “de resguardo” de la Embajada de México en La Paz aseguró a los medios de comunicación que “se ha hecho un patrullaje preventivo y no se ha encontrado nada”, tras recibir la denuncia de vecinos de la “presencia de personas sospechosas” en el lugar.

El gobierno boliviano se niega a extender salvoconductos a esos exfuncionarios para que puedan salir de la embajada, con el argumento de que son “delincuentes comunes” que cuentan con procesos judiciales ordinarios.

En las afueras de la residencia mexicana están instalados desde diciembre unas veinte personas pertenecientes a plataformas civiles de derechas que vigilan que los excolaboradores de Morales no se fuguen de la legación. La policía también reforzó hace un mes la vigilancia sobre la residencia.

Las relaciones entre México y Bolivia están deterioradas por la negativa del gobierno mexicano de entregar a los exministros a la justicia boliviana y por un episodio no esclarecido a principios de este mes que involucró a agentes de la embajada de España.

Las autoridades policiales bolivianas denunciaron entonces que el grupo de españoles, “aparentemente armado”, y a bordo de coches diplomáticos, pretendía evacuar de manera subrepticia al exministro Quintana.

ContraRéplica

A %d blogueros les gusta esto: