Ciudad Capital
bloqueo

Bloqueo de receptores en el cerebro impide embriaguez

Estudio con ratones revela que reduce los efectos de comportamiento por el consumo de alcohol.

Un nuevo estudio de la Universidad de Adelaide, en Australia, sugiere que el bloqueo de un receptor específico del sistema inmunitario en el cerebro Toll-like receptor 4, reduce las respuestas conductuales por el consumo de alcohol, tales como la dificultad para controlar los músculos implicados en caminar y hablar; es decir, los síntomas de la embriaguez.

En la investigación, publicada en la última edición del British Journal of Pharmacology, los científicos dieron alcohol a ratones de laboratorio para estudiar el efecto del bloqueo de los receptores tipo Toll-like, un elemento del sistema inmunitario, en los cambios de comportamiento inducidos por la sustancia. Para ello utilizaron fármacos que bloquean estos receptores. También hicieron la prueba con ratones que habían sido alterados genéticamente para que carecieran de las funciones de los receptores seleccionados.

Los resultados mostraron que el bloqueo de esta parte del sistema inmunitario, ya sea con un fármaco o de manera genética, reduce la respuesta al alcohol.

Aunque los investigadores conocen bien el impacto del alcohol sobre las células nerviosas, en el estudio tuvieron además en cuenta que el alcohol provoca cambios rápidos en el sistema inmunitario del cerebro. De hecho, la respuesta inmunitaria es la ‘responsable’ de las alteraciones motrices y de comportamiento en las personas ebrias (el alcohol nos afecta porque genera una respuesta inmunitaria y neuronal).

La investigación se llevó a cabo en ratones, sin embargo el doctor Mark Hutchinson, de la Escuela Universitaria de Ciencias Médicas, quien dirigió el estudio, cree que tratamientos similares también podrían funcionar en los seres humanos. Los medicamentos dirigidos al Toll-like receptor 4 pueden resultar benéficos en el tratamiento de la dependencia al alcohol y la sobredosis aguda. A su vez, una mejor comprensión de los efectos del alcohol podría ayudar a detectar a las personas que corren un mayor riesgo de sufrir deterioros cerebrales por el alcoholismo.

El diseño de robots humanoides es un mercado emergente sobre todo en Japón. Los robots están muy integrados en la cultura nipona, y los ingenieros japoneses son líderes en el desarrollo de humanoides para todo tipo de tareas: modelos de pacientes para prácticas de dentistas, presentadoras de televisión y hasta robots de compañía, indica la investigadora.

Al respecto, al ser consultada por la misma agencia SINC acerca del trabajo de Saygin, la reconocida antropóloga cultural del MIT y experta en interacción hombre-máquina Sherry Turkle comentó: «Solo porque podemos confundirnos al aceptar un robot, solo porque somos vulnerables, no significa que un robot pueda ser un compañero apropiado en situaciones donde necesitamos comprensión, empatía y sentido humano. El trabajo de Saygin demuestra la vulnerabilidad humana. Debemos preguntarnos por qué estamos tan ansiosos de sustituir gente con robots. El argumento de que no hay gente suficiente para trabajos como el cuidado de los ancianos es falaz». Los resultados fueron publicados en la revista Social Cognitive and Affective Neuroscience.

Revista Muy Interesante

A %d blogueros les gusta esto: