Anticuerpos tras las huellas dactilares imposibles

Mediante inmunogénica peritos forenses podrán ubicar aminoácidos del sudor incluso en superficies no porosas y en rastros muy antiguos.

A través del rastreo biológico de aminoácidos ocultos en huellas muy antiguas y deterioradas, dentro de poco los investigadores forenses podrán desarchivar casos criminales que parecían imposibles. Científicos de la Universidad Tecnológica de Sydney y Canberra, la Policía Federal de Australia y la Universidad del Norte de Illinois, E.U., desarrollaron un método, basado en anticuerpos, para recuperar huellas dactilares secas y débiles que se han escapado a las técnicas tradicionales.

Restos de aminoácidos, en huellas viejas que hasta ahora han sido invisibles, llevarán hacia los autores de ilícitos. Los aminoácidos son moléculas que están en el sudor y en la mayoría de las huellas digitales; la nueva técnica incluye anticuerpos diseñados para ‘atacarlos’ a fin de que sean detectados, incluso en superficies no porosas.

El método, desarrollado durante un estudio dirigido por la doctora Xanthe Spindler y publicado en Chemical Communication, está encaminado a lograr uno de los anhelados objetivos de la ciencia forense moderna: poder recuperar de manera cotidiana huellas en la piel humana.

Las actuales técnicas no funcionan bien en ella pues están limitadas a huellas que no tengan más de tres horas impresas, por lo que el uso de reactivos inmunogénicos dirigidos a marcadores específicos en los fluidos del cuerpo podría aumentar la capacidad de descubrir en un futuro huellas más antiguas.

El empleo de aminoácidos para la detección de huellas dactilares se ha utilizado desde los años 50, dice la doctora, pero su eficacia se ha centrado en las superficies porosas debido a la fragilidad de las secreciones de aminoácidos en las áreas muy lisas. Al respecto el nuevo método utiliza nanopartículas de oro para identificar detalles más precisos de estas impresiones digitales.

Revista Muy Interesante

A %d blogueros les gusta esto: